iguala

iguala

domingo, 23 de noviembre de 2014

La Duquesa de Alba ignorada por la Casa Real Española

Críticas a la Casa Real por enviar sólo a la Infanta Elena

Luego de que el Príncipe de Asturias se convirtiera en el Rey Felipe VI de España, sus hermanas, las infantas Elena y Cristina dejaron de pertenecer a la "Familia real", para denominarse entonces como "Familia del Rey"
Críticas a los Reyes

Mientras la familia de la Duquesa se retiraba del primer plano después de dos intensos días de emociones y muchas lágrimas, lo que comenzaban a surgir eran algunas críticas. Concretamente, contra la Casa Real, por las sonadas ausencias de los Reyes (de los cuatro) en la despedida de Cayetana de Alba, la "más grande de España" y con una relación mucho más que estrecha con la Familia Borbón, desde tiempos atrás.



La presencia de la Infanta Elena en la Catedral de Sevilla para presidir el funeral fue, a pesar de su estrecha amistad con Cayetano Martínez de Irujo por su afición común a la hípica, juzgada por la mayoría como insuficiente. Cabe recordar que, entre otras muchas cosas, la Duquesa era ahijada de Alfonso XIII y de la Reina Victoria Eugenia:


La infanta Elena representó este viernes a los Reyes de España en el funeral por la duquesa de Alba en la catedral de Sevilla.




La Infanta tiene una vinculación muy cercana con la familia Alba y con Sevilla. Elena tiene pasión por la hípica como Cayetano, el hijo jinete de la Duquesa y cuando eran jóvenes, se habló de un posible romance entre el conde de Salvatierra y la hija mayor del rey don Juan Carlos.



Es normal que la Infanta presente sus condolencias a la familia, pero como representación de la Casa Real, Elena de Borbón no tiene el nivel que merecían los Alba, puesto que la Infanta ya no forma parte de la Familia Real, ha sido la persona elegida para representar a la Casa Real en el funeral de Cayetana de Alba. Esta elección ha suscitado críticas desde distintos ámbitos, al considerarse que la representación no está a la altura de la dignidad de la mujer que más títulos nobiliarios atesoraba en España. Una señora que siempre ha defendido la Monarquía,respetando incluso los antiguos usos de la nobleza por los que debía pedir permiso al Rey para casarse (lo hizo en sus tres matrimonios).

'No hay nada que comentar. La Infanta Elena es la persona designada por el Rey para esto y no hay más recorrido', explica un portavoz de la Casa del Rey, contestó tal y como así lo ordenó la Reina Letizia.

No deja de sorprender que haya sido solo doña Elena, gran amiga de Cayetano, pero que ya no pertence a la Familia del Rey, quien representó al Rey debida la estrecha amistad que siempre han tenido ambas familias

El padre de Cayetana, Jacobo Alba, era íntimo del Rey Alfonso XIII, bisabuelo de la Infanta. La madre, la duquesa Rosario, formaba parte del entorno oficial de la Reina Doña Victoria

Con su padre Jacobo Fitz-James, XVII duque de Alba.

Sin olvidar que este duque, Jimmy Alba, fue el jefe de la Casa de la Reina Victoria Eugenia, así como que Alfonso XIII y la reina Victoria Eugenia fueron padrinos de boda de Jacobo y del bautizo de Cayetana, que tuvo lugar en el Palacio Real en 1926. Además, los condes de Barcelona (abuelos del actual rey Felipe) fueron también los padrinos de boda de Carlos (próximo duque de Alba) y Matilde Solís, así como de bautizo de su hijo promogénito (y por consiguiente heredero del ducado de Alba de Tormes), Fernando.

La Duquesa de Alba en brazos de su nodriza, el día de su bautizo, junto a sus padrinos: el rey Alfonso XIII y Victoria Eugenia.

El padre de Cayetana murió en Lausana junto a la Reina Victoria cogiéndole de la mano. El hecho de que fuera un gran patriota, fiel a la monarquía hasta su muerte no fue impedimento para que "hubiera rumores muy fuertes en la época que le vinculaban con la reina Victoria Eugenia y de los que se hizo eco en su correspondencia un personaje tan revelador como la infanta Eulalia. Era una comidilla bastante habitual".


El duque de Alba con la reina Victoria Eugenia en una cacería.

Y cuando el príncipe Juan Carlos estudiaba en la Academia de Zaragoza, Don Juan le pidió a Cayetana que fuera su anfitriona en las vacaciones del príncipe cadete y Don Juan Carlos se bañaba muchos días en la piscina de Liria.


Juan Carlos de Borbón y sofía de Grecia con el primer esposo de La Duquesa, Luis Martinez de Irujo

Sorprende tan pobre y escasa representación. Especialmente dada la estrecha amistad de ambas familias, así como el apoyo y lealtad de los Alba a la institución monárquica, especialmente de Cayetana, que heredó ese compromiso de su padre, el duque Jacobo, que defendió a la familia y apoyó económicamente a la Familia Real en el exilio. 

Cuando Doña Sofía llegó a España después de su boda, bastante sola y sin conocer a nadie, Cayetana fue uno de sus mejores apoyos.

Tras el regreso de la monarquía a España, Cayetana ha continuado con esta amistad y apoyo leal a la institución, y son numerosas ocasiones en las que se les ha visto juntos en actos públicos, y en 2006, año en el que la duquesa cumplía 80 años, los entonces reyes Juan Carlos y Sofía acudieron con los príncipes al palacio de Liria, en la que, seguramente, fue la primera visita de Letizia al emblemático palacio de la familia Alba.




Pero para la fecha del fallecimiento de la Duquesa De Alba, Doña Sofía está en su querida Grecia, inaugurando una exposición, Don Juan Carlos en Zarzuela y los Reyes, entre su casa y sus despachos.

Bien merecían Cayetana y la familia la presencia de quienes tanto les han ayudado y apoyado con una lealtad incuestionable.

Siempre se ha dicho que los Borbones eran desagradecidos. A lo mejor es verdad....

No se entendió la ausencia de Don Felipe y Doña Letizia en las exequias (su primer borrón en el expediente desde que se convirtieran en Reyes y sólo hayan recibido alabanzas), pero mucho menos la de Don Juan Carlos y Doña Sofía.






La Duquesa y Doña Sofía mantenían una amistad que ha perdurado con los años. Doña Sofía no dejó de visitar la exposición de los tesoros de los Alba que se mostró en el Palacio de Cibeles en diciembre de 2012 y hablaban con cierta asiduidad, según sus allegados. 



El Rey Felipe VI llamó al duque de Huéscar y a Alfonso Díez nada más enterarse de la noticia, y no han faltado sendas coronas de los Reyes y de los Reyes eméritos para mostrar sus condolencias por el fallecimiento de la duquesa. Sin embargo, muchos han echado de menos la presencia de los padres del Rey en el funeral.


El desplante de los Condes de Barcelona con la Duquesa De Alba


Los Padres del Rey Juan Carlos, Don Juan De Borbón y Battenberg, y Doña María de las Mercedes, fueron nombrados como padrinos del hijo primogénito de Carlos Fitz-James Stuart  y Matilde de Solís-Beaumont y Martínez de Campos y , hoy el Duque de Alba, nacido en 1990, Fernando Cayetano Luis Jesús, nuevo duque de Huéscar, pero los Condes de Barcelona tampoco asistieron.





Titulos de la Duquesa De Alba



María del Rosario Cayetana Paloma Alfonsa Victoria Eugenia Fernanda Teresa Francisca de Paula Lourdes Antonia Josefa Fausta Rita Castor Dorotea Santa Esperanza Fitz-James Stuart y de Silva Falcó y Gurtubay

XVIII Duquesa de Alba de Tormes (a partir del 18 de febrero de 1955)
XI Duquesa de Berwick (Concedido de acuerdo a la sucesión española (a partir del 18 de febrero de 1955)
III Duquesa de Arjona (a partir del 18 de febrero de 1955)
XVII Duquesa de Híjar (a partir del 31 de diciembre de 1957)
XI Duquesa de Liria y Jérica (a partir del 18 de febrero de 1955)
XIV Condesa-Duquesa de Olivares (a partir del 18 de febrero de 1955)
XVI Marquesa del Carpio (a partir del 18 de febrero de 1955)
Condesa de Aranda (a partir del 31 de diciembre de 1957)
XXII Condesa de Lemos (a partir del 18 de febrero de 1955)
XIX Condesa de Lerín-condestablesa de Navarra y de Éibar (a partir del 18 de febrero de 1955)
XX Condesa de Miranda del Castañar (a partir del 18 de febrero de 1955)
XVI Condesa de Monterrey (a partir del 18 de febrero de 1955)
XX Condesa de Osorno (a partir del 18 de febrero de 1955)
Condesa de Palma del Río (a partir del 31 de diciembre de 1957)
XII Marquesa de la Algaba (a partir del 18 de febrero de 1955)
XII Marquesa de Almenara (a partir del 31 de diciembre de 1957)
XXI Marquesa de Barcarrota (a partir del 18 de febrero de 1955)
Marquesa de Castañeda (a partir del 24 de febrero de 1995)
XIX Marquesa de Coria (a partir del 18 de febrero de 1955)
XII Marquesa de Eliche (a partir del 18 de febrero de 1955)
Marquesa de Mirallo (a partir del 3 de diciembre de 1986)
XX Marquesa de la Mota (a partir del 18 de febrero de 1955)
XX Marquesa de Moya (a partir del 18 de febrero de 1955)
XVII Marquesa de Orani (a partir del 9 de noviembre de 1991)
XI Marquesa de Osera (a partir del 18 de febrero de 1955)
XVI Marquesa de San Leonardo (a partir del 18 de febrero de 1955)
XIX Marquesa de Sarria (a partir del 18 de febrero de 1955)
XII Marquesa de Tarazona (a partir del 18 de febrero de 1955)
Marquesa de Valdunquillo (a partir del 25 de septiembre de 1986)
XXI Marquesa de Villanueva del Fresno (a partir del 18 de febrero de 1955)
XVI Marquesa de Villanueva del Río (a partir del 18 de febrero de 1955)
XX Condesa de Villalba (a partir del 18 de febrero de 1955)
XXV Condesa de San Esteban de Gormaz (a partir del 18 de febrero de 1955)
X Condesa de Santa Cruz de la Sierra (a partir del 18 de febrero de 1955)
XVIII Condesa de Andrade (a partir del 18 de febrero de 1955)
XV Condesa de Ayala (a partir del 18 de febrero de 1955)
XIV Condesa de Casarrubios del Monte (a partir del 18 de febrero de 1955)
XIV Condesa de Fuentes de Valdepero (a partir del 18 de febrero de 1955)
X Condesa de Fuentidueña (a partir del 18 de febrero de 1955)
XVI Condesa de Galve (a partir del 18 de febrero de 1955)
XVII Condesa de Gelves (a partir del 18 de febrero de 1955)
Condesa de Guimerá (a partir del 6 de septiembre de 2007)
Condesa de Ribadeo (a partir del 31 de diciembre de 1957)
X Vizcondesa de la Calzada (a partir del 18 de febrero de 1955)
XXIX Señora de Moguer (1955)


legado cultural de la Casa de Alba


  


 


sábado, 22 de noviembre de 2014

Las cirugías de La Duquesa de Alba

El bisturí, el `gran amor´ de la Duquesa de Alba
Cayetana, La Duquesa de Alba tenía un rostro bello antes de su obsesión por tantas cirugías.




Una de sus primeras cirugías fue una rinoplastía.




Posterior a ello, comenzó a abusar del bótox.




Fue una mujer de facciones un poco toscas.




Pero podemos decir que tuvo una figura envidiable.




Después de convertirse en madre, se dice que se sometió a varias liposucciones y algunas de ellas mediante el sistema de cánulas.




También pasó por el quirófano para que le hicieran varios retoques en el pecho.




Un detalle también claro en ella era que siempre sorprendía con tonos muy llamativos en el pelo.




Aquí reposa la Duquesa de Alba

Como era su deseo, las cenizas de la Duquesa de Alba ya descansan en la iglesia del Cristo de los Gitanos
Los hijos de doña Cayetana, muy afectados tras la ceremonia, han insistido en lo importante que era para ella reposar en este templo, con el que se sentía muy vinculada


Desde ahora, las cenizas la Duquesa reposan bajo un lienzo con una representación de la resurrección de Cristo, obra que donó ella misma a la iglesia. Varias coronas de flores, destacando las de la Hermandad y la preciosa declaración de amor de Alfonso Díez, se han situado a ambos lados de la lápida, en la que pueden leerse unas emotivas palabras que reflejan el cariño mutuo de la Duquesa de Alba y el lugar en el que descansa: "Aquí reposan las cenizas de nuestra Hermana doña Cayetana Fitz-James Stuart y Silva, Duquesa de Alba. Camarera de Honor de Maria Santísima de las Angustias, Medalla de Oro y gran benefactora de esta Hermandad de los Gitanos, gracias a cuya contribución y ayuda fue posible la reconstrucción de este Santuario. Estará por siempre en la memoria de nuestra Hermandad".




La elección de este lugar es bastante significativa, dada la gran vinculación de doña Cayetana con esta Hermandad. Siempre que podía acudía a visitar al Cristo de los Gitanos, del que la familia Alba es fiel devota y por el que doña Cayetana sentía verdadera pasión. Todas las madrugadas del Jueves Santo, cuando sale en procesión por las calles de Sevilla, el Cristo de los Gitanos pasaba por delante del palacio de la Dueñas. Entonces, salvo en alguna ocasión en la que faltó, la Duquesa salía a recibirlo, le colocaba un ramo de flores y se cantaba una saeta, antes de continuar con la procesión.






La ceremonia

Cayetano Martinez de Irujo












El Monasterio de la Inmaculada Concepción de Loeches, la última morada de los Alba



Una parte de las cenizas de La Duquesa se llevará al panteón familiar de los Alba en la localidad madrileña de Loeches. Situado en el Monasterio de la Inmaculada Concepción, fue construido por el duque de Alba, Jacobo Fitz-James Stuart y Falcó y es una réplica a escala inferior del panteón de los Austrias en El Escorial. Se inauguró en 1909 y alberga los restos del conde duque de Olivares y su esposa, así como de varios miembros de la familia Alba. Reposan allí además los dos primeros maridos de doña Cayetana, Luis Martínez de Irujo y Artacoz y Jesús Aguirre.



Lo más destacable del panteón es el mausoleo de Francisca de Sales, condesa de Montijo, esposa del duque de Alba y hermana de Eugenia de Montijo (esposa de Napoleón III), esculpido por Juan Bautista Clésinger en 1860. 



El Monasterio de la Inmaculada Concepción fue fundado en 1640 por Gaspar de Guzmán y Pimentel, I Conde-Duque de Olivares, valido del rey Felipe IV de España. La obra fue terminada por su sobrino, Luis de Haro y Guzmán, Marqués de El Carpio y IV Conde-Duque de Olivares y se convertiría en una de las iglesias más ricas, en obras pictóricas, de España. Una colección de arte que incluía obras de la Escuela de Voss, Alonso Cano, Rubens, Bassanno, Tintoretto, Veronés, y Miguel Ángel, entre otros. Actualmente esas obras se encuentran en Francia e Inglaterra.